viernes, 29 de enero de 2016

Base de maquillaje Dream Satiné fluido - Maybelline New York


Los últimos tres meses estuve utilizando esta base, pero a principios de enero la deseché debido a que últimamente la notaba muy seca y no me gustaba cómo me quedaba. Por esa razón quise cambiar a un maquillaje más jugoso y emoliente, y decidí probar el Dream Satiné. He tenido varias bases de Maybelline y siempre me han ido genial.

Dream Satiné Fluido es un maquillaje de acabado satinado. No esperemos un efecto matificante, porque no lo tiene en absoluto. Es la típica base que queda jugosa, ligera, fresca, y que parece más una crema hidratante que un maquillaje. Su publicidad nos dice además que es una base perfeccionadora que corrige al 100% los poros de la piel, otorgando una cobertura y un acabado satinado perfectos.

Este maquillaje lleva unos años en el mercado y el año pasado lo relanzaron, habiendo mejorado su fórmula. Ahora incluye ácido hialurónico en su formulación, y asegura ser más suave y en definitiva, mejor que la versión anterior.

Llevo apenas un mes con ella, y me gusta... pero NO es perfecta.


Lo bueno: su acabado satinado es precioso, siendo una base que queda muy natural y favorecedora. Es suavísima y ultra-ligera, se extiende y trabaja con enorme facilidad: es una base que como digo, parece más una crema que un maquillaje. Me encanta su textura tan cremosa y se agradece mucho, sobre todo cuando yo venía de utilizar ese maquillaje tan seco. Queda increíblemente natural; se nota el efecto perfeccionador del maquillaje, al tiempo que en textura parece una hidratante con color. Tiene cobertura media-ligera: no recomendaría esta base a pieles con imperfecciones que necesiten una mínima cobertura.

Lo malo: sé que pido mucho, pero me gustan las bases luminosas y que al mismo tiempo matifiquen. En lo segundo, este maquillaje falla por completo. Vale que especifica que es de acabado satinado, pero yo he usado bases de estas características que al mismo tiempo me controlaban el brillo. Con Dream Satiné los brillos me aparecen en nada, sobre todo en la frente. Si estoy por ahí, el retoque con polvo matificante se me hace indispensable. Y la duración es un tanto mediocre: en mi piel se esfuma a las pocas horas.

Quitando el tema de la duración y del brillo, en lo demás no tengo quejas. Si no nos importa tener que retocarla, es una base preciosaPese a ello, NO volveré a comprarla. Su precio: 8.65 euros.

NOTA: 6 / 10