viernes, 30 de junio de 2017

Esmalte Color Show "Candy Apple"- Maybelline New York


Comenté aquí tres lacas de uñas de Maybelline, de la fantástica gama Color Show. Son unos esmaltes que salen buenísimos.

A principios de 2016 adquirí un nuevo tono: "Candy Apple". Se trata del rojo clásico de toda la vida, atemporal e inmensamente elegante y favorecedor. Yo no termino de engancharme al rojo pasión en las uñas: prefiero otros tonos y rojos oscuros y que tiren a vino... pero es cierto que cuando te las pintas de rojo-rojo, es EL COLOR (y no te digo nada cuando las llevas a juego con labios rojos).

Como todos los esmaltes Color Show que he tenido, su calidad es intachable y mantiene las mismas características que comenté en la reseña de esos tres: cobertura total de una sola pasada, acabado 100% liso y uniforme sin marcas ni relieves, brillo impecable, seca muy rápido y dura siglos en las uñas. Además, lo tengo desde hace ¡año y medio! y sigue pintando como el primer día.

Contentísima con él, aunque no es de los esmaltes que más uso debido a que como dije, prefiero otros tonos para mis uñas.

Al igual que el resto de esmaltes Color Show, solo cuesta 2 euros en perfumerías.

NOTA: 7.5 / 10

lunes, 26 de junio de 2017

Base de maquillaje Ideal Matte - Estée Lauder


Mi base soñada es que quede bien mate y luminosa al mismo tiempo. Para mí es imprescindible el efecto matificante pero sin dejar la piel acartonada y apagada como hacen algunas bases muy mates. Y no es nada fácil hallar ese combo anti-brillos + luminosidad. 

En gama económica destacaría las bases de Max Factor. He tenido la FaceFinity, la Xperience y la Lasting Performance, y las tres dejan el cutis para caerse de espaldas. 

En gama alta, mi maquillaje mate favorito de todos los tiempos es el Ideal Matte de Estée Lauder. La base por excelencia de esta marca es la legendaria Double Wear (comentada aquí), que también me encanta, pero siempre preferí la Ideal Matte.

Ideal Matte Refinishing MakeUp SPF 8 es un fondo en mousse, matificante e idóneo para pieles mixtas y grasas. En pieles normales también va perfecto puesto que no reseca nada. No contiene aceites en su composición, y tiene factor de protección solar 8.

Es increíblemente suave y ligero. Me chifla su sedosa textura mousse, siendo un maquillaje que se difumina y trabaja de maravilla. Siempre me han encantado las bases en mousse.

El acabado es ESPECTACULAR: totalmente mate y con cero brillos y al mismo tiempo enormemente luminoso y radiante. Es maravilloso pues no queda apagado ni "triste": todo lo contrario. La piel obtiene un acabado matificado y empolvado precioso al tiempo que una luminosidad descomunal, como si emanara luz desde dentro. El cutis se ve mate pero jugoso. No reseca en absoluto y se siente super confortable. La cobertura es media y el resultado super natural aunque plenamente modulable. Para diario, para ocasiones especiales... Le demos más o menos cobertura, queda BELLÍSIMO hasta la exageración.

Esta base fue una de las primeras que utilicé cuando comencé a salir de fiesta, y en las fotos que conservo de esas noches mi cutis luce francamente impresionante. Es una verdadera pasada. Si además tenemos la suerte de poseer buena piel, su resultado es para caerse de espaldas.

Sin ser una base específica de larga duración, resiste más de 10 horas con total facilidad. De fiesta me aguantaba toda la noche y sin necesidad de retocar con polvos; ya podían pasar las horas que pasaran y saltar hasta la luna con Metallica, Reincidentes o Slayer (o bailar Madonna, Boney M o Prodigy, que yo musicalmente salvo el reggaeton no le hago ascos a nada).

Hace muchos años su envase era el de abajo, pero hace tiempo cambió de diseño y ahora es el de las fotos superiores. Me gusta mucho el nuevo formato; primero porque los envases de plástico me resultan más cómodos que los de cristal; y porque aunque el anterior también era de plástico, debido a la particular forma y boquilla de ese envase, sumado a la textura mousse "sólida" de esta base, conforme iba quedando poca costaba horrores que saliera. 

Contiene 30 ml y ronda los 40-43 euros. No me parece cara, dados sus resultados y que un envase puede durarme un año entero e incluso más (no me maquillo a diario).

Hay muchísimas bases que me encantan, y más económicas, pero espero que la Ideal Matte no la retiren nunca pues adoro repetir con ella. ¡De momento ya lleva por lo menos 15 años en el mercado!.

NOTA: 10 / 10

No estoy segura pero creo que la han retirado. En la web española de Estée Lauder ya no aparece. Aunque aún se podrá comprar en páginas varias de Internet. Sea como sea; no entiendo cómo pueden retirar un producto tan espectacular, a no ser que la estén reformulando y la vuelvan a sacar de nuevo. Como haya desaparecido para siempre: depresión.

Envase antiguo

sábado, 24 de junio de 2017

Mi penosa experiencia con las mini-planchas Italian Design

Si bien prefiero las planchas de tamaño normal, en los últimos años tuve dos pequeñitas. Ambas de la marca Italian Design.

La primera fue la Mini Chic Styler rosa, con placas de cerámica. Su diminuto tamaño (casi cabe en una mano) la hace idónea para viajes e incluso para llevarla en el bolso y realizar retoques rápidos fuera de casa.

Aparte de alegrarme la vista con su monísimo color rosa, solo me sirvió para el flequillo. En una temporada donde lo llevé, esta plancha era ideal para alisarlo. Pero para todo el cabello (y no lo tenía largo) era misión imposible alisar con ella. Apenas cabía pelo entre esas placas tan enanas, y alisaba mal: por más pasadas que diera nunca quedaba del todo liso. 

Era tan mala que terminé abandonándola en una habitación de hotel en Granada :D 

Y mi segunda decepción con Italian Design: la Iria Titanium, con placas de titanio en vez de cerámica. Siendo también mini-plancha es un poquito más grande que la anterior, pero ídem e incluso peor: no alisaba NADA. Solo la utilicé una vez: estuve un buen rato dando pasadas y al final ¡¡mi pelo estaba igual de ondulado que antes de empezar!!. Una auténtica porquería de plancha. Tiene una versión más grande y espero que sea mejor.

Por suerte conservé el ticket y fui a devolverla. La primera al menos me sirvió para el flequillo, pero es que ésta... no la quería ni ver.

Cada una costó 10 euros. Ya sabía que por ese precio no iba a obtener una GHD, pero me daba igual puesto que solo quería una plancha pequeña y básica para uso muuuuuy puntual y únicamente para alisar flequillo o puntas, ya que mi pelo es naturalmente liso excepto medios y puntas que se me ondulan ligeramente, y por eso nunca necesito pasar la plancha por la totalidad de la melena.

Por ese motivo no esperaba resultados tan lamentables en ambas planchas. Una cosa es que tuviera el pelo rizado o muy rizado, el cual da más trabajo a la hora de alisar, pero siendo prácticamente liso mira que ya debe ser mala una plancha para no alisarlo a lo bestia y en tiempo récord.

Desde luego, no volveré a comprar una plancha Italian Design.

NOTA: 0 / 10 

lunes, 19 de junio de 2017

Coloración permanente Palette (nueva versión) - Schwarzkopf


Aquí comenté la versión anterior de este tinte, el cual renovaron hace un tiempo. Y el nuevo me va igual de bien. No sé si cuando actualizan los diseños de las cajas de verdad cambian algo en la formulación del producto, o sigue siendo el mismo. Por eso no voy a explayarme con esta reseña.

Al igual que el anterior Palette, me deja el negro azulado espectacular, super intenso y con brillo espejo. El reflejo azulado bajo ciertas luces es magnífico. El otro día me hice unas fotos, y al sol el azul era bien visible y preciooooooooso:


Y al igual que la versión anterior: no daña el cabello, cubre canas por completo, con una caja me dió para teñir toda la melena -eso sí: muuy justo-, y es baratísimo: no llega a 4 euros. 

Una cosa que me encantó: no mancha ni destiñe con los lavados, lo cual agradezco infinitamente con los tintes negro azulado (hay alguno como el de Deliplus, con el que prepárate para manchar de azul hasta al aire).

Un tinte perfecto, como todos los que he utilizado de la gama Palette de Schwarzkopf.

NOTA: 10 / 10

lunes, 12 de junio de 2017

Crema facial hidratante Aqua - Cien

Estoy haciendo pleno con las cremas faciales de LIDL. He usado la antiarrugas Q10, la hidratante Time Control (comentadas en el blog) y ahora la hidratante Aqua, y las tres me van de maravilla. Por no mencionar su tremendísima leche limpiadora y los discos desmaquillantes. Vamos; que me tienen encantada los productos faciales de la marca Cien. Al principio no me fiaba por ser marca blanca de supermercado, pero desde luego, se nota la calidad alemana.

Con la crema Aqua ha pasado lo mismo que en su día con la archifamosa Q10: resultó ganadora en uno de esos "estudios" donde analizan cremas de diversas marcas, imponiéndose sobre cremas muchísimo más caras. Resultado: otra vez como locos a comprarla, y al igual que la Q10, agotadísima en muchos LIDL. A mí me costó semanas hasta que al final la encontré; de hecho, fue la razón por la que acabé comprando la Time Control: iba buscando la Aqua, pero como estaba agotada me llevé la otra (y menudo descubrimiento).

Ya estoy cerca de terminar mi tarro de Aqua... y al igual que la Q10 y la Time Control, ME ENCANTA. De hecho, si tuviera que elegir una de las tres (difícil), me quedaría con ésta.


Aqua es una crema hidratante para todo tipo de pieles. Ofrece protección óptima y no contiene aceites minerales. Con filtros solares UVA / UVB 4, que unidos a la vitamina E combaten el envejecimiento prematuro de la piel provocado por la exposición solar (aunque lo que mejor funciona es huir del sol lo máximo posible). Gracias a su complejo Liftan Hydro con glicerina y pantenol proporciona una hidratación duradera y regula el equilibrio hídrico de la piel. Se absorbe rápidamente y refresca y relaja la piel, mejorando su aspecto y suavizándola.

Me parece una crema FANTÁSTICA: hidrata muchísimo sin dejar sensación grasa o pegajosa ni la piel brillante (para mí esto es importante ya que la mía es normal pero tira un poco a mixta), y dicha hidratación permanece en la piel. El cutis queda luminoso, radiante, suave y nutrido durante todo el día. Encima tiene una textura que es una pasada: en gel, ligerísima y enormemente fresca. De verdad refresca y ahora con el buen tiempo es una gozada aplicarse esta crema, la cual es de un bonito color azul claro. Y el colofón: HUELE QUE FLIPAS. Es un olor como a plantas, menta o algo similar: muy muy fresco, dulzón y super agradable.

La recomiendo a todo el mundo. Debido a su textura tan fresca y ligera de que no se siente nada pesada ni pringosa, y a su fabuloso y suave olor, a los hombres también les encantará.


En esos aspectos de textura gel + frescura y ligereza máximas, me recuerda muchísimo a las cremas HydraFresh de L´Oreal e Hydractive de Vitesse (comentadas e el blog). Y su olor me recuerda mucho al de la crema corporal NutriSoft 24h de L´Oreal -también comentada-; incluso ambas son del mismo color azul clarito.

Deja la piel sublime, hidrata muchísimo, es fresquísima y ligera, huele que es un amor... ¿se le puede pedir más a una crema hidratante?. Hasta el tarro y la propia crema son una monada con esos colores azules. El colmo es su precio: solo 2.99 euros por semejante maravilla. 

Entre la Aqua, la Time Control y la Q10 me da igual usar cualquiera de las tres: me encantan todas... pero a partir de ahora, siempre que la vea compraré la Aqua. Le pongo un 10 y porque no puedo ponerle un 100000. Repetiré seguro (siempre y cuando no la encuentre agotada).

NOTA: 10 / 10

viernes, 9 de junio de 2017

Eyeliner en gel waterproof Scandal Eyes - Rimmel London


El eyeliner en gel (tarrito y pincel) es mi producto favorito para delinear los ojos en negro: desde que los descubrí nunca puede faltarme uno, pues quedan hiper-negrísimos y me duran como recién puestos hasta que desmaquillo: ya pueden pasar 5, 10, 15 horas que no se me van en todo el día o noche, a diferencia de la mayoría de lápices los cuales se me suelen empezar a correr en nada y no me quedan tan negrísimos como los delineadores en gel. Además, un tarrito me dura año y medio / dos años perfectamente.

He usado de Bobbi Brown y Maybelline y he repetido con ambos: los adoro. Hace poco terminé el de Maybelline, y como llevaba dos seguidos, por cambiar pensaba comprar el Intenza de L´Oreal o repetir con el de Bobbi Brown. 

Al final adquirí el de Rimmel London, que yo ni sabía que tenía eyeliner en gel: lo vi en la perfumería cuando fui a por el de L´Oreal, y como tenían una promoción con Rimmel London donde te rebajaban muchísimo el segundo producto y también fui a por un polvo (éste), me decanté por este delineador. Me salieron los dos por menos de 8 euros.

Es el eyeliner en gel waterproof Scandal Eyes. Y hablando en plata: ES HORROROSO. 
La textura no es gel sino que es como terrosa, seca y a pegotes. Parece que han cogido lápices de ojos y han machacado las minas. Es eso: parece más textura de lápiz que de eyeliner en gel. 

Y a la hora de pintar: madre de Crom. No queda negrísimo como otros eyeliner en gel sino más tirando a grisáceo, muy apagado. Potencia del negro mediocre. Y una vez estás maquillando le cuesta horrores asentarse sobre el párpado. Hay que dar varias pasadas para conseguir una raya en condiciones: se trabaja FATAL. Encima de que tiene poca pigmentación, le cuesta pintar. "Igualito" que los otros eyeliner en gel que he usado, que con una sola pasada me dejan una línea hiper-negrísima y 100% precisa.

Cuando por fin conseguimos pintar una buena raya (que repito: le cuesta), entonces podríamos decir: "bueno, si al menos ahora me dura puesto...". Pues no: tiene una fijación y durabilidad DE RISA. No se fija nada bien y se queda como a parches, y en la raya se van formando costritas y pegotes negros que se van emborronando y desmenuzando, acabando en motitas negras sobre las pestañas, bajo el ojo y en la mejilla. Y no ya solo estéticamente sino que dichas motitas también se meten en el ojo, con la incomodidad y posible picor que puede producir. Y como usemos lentillas eso ya es el horror absoluto, pues las motitas se quedan pegadas a la lentilla, y luego para limpiar eso ríete del Apocalipsis.

Total: que a las pocas horas de llevarlo puesto tengo la raya corrida y convertida en una sucesión de costritas negras que van cayendo sobre el rostro en forma de puntitos negros. "Guapísima", vamos. No tocarnos nunca los ojos cuando lo llevemos puesto, porque se va con rozarlo. Si se pasa un dedo por el párpado se lleva lo negro. "Igual" que mi eyeliner anterior, con el que me duraba la raya como recién hecha desde la mañana hasta la madrugada.

El pincel es malísimo también: no pinta con precisión y cuesta hacer unas buenas líneas con él. Nada que ver por ejemplo con el pincel que incluye el eyeliner en gel de Maybelline, que con ese te haces la raya con los ojos cerrados.

Menuda joyita. Es que no tiene NADA bueno.


Contiene 2.4 gramos de producto: algo menos que los 3 gramos que suelen llevar otros eyeliner en gel.

Costó 6 euros nada más (y regala el pincel), pero NO compensa. En mi caso han sido 6 euros perdidos, cuando por 2 más podría haber vuelto a comprar el de Maybelline o probar el de L´Oreal, que fijo que también le da 200.000 patadas a éste.

Anoche lo tiré a la basura. Ambos: tarro y pincel. Mira que ya debe ser MALO un cosmético para que yo no quiera seguir usándolo, y que lo haya tirado cuando hace poco más de un mes que lo compré.

Rimmel London es una firma cuyos productos siempre me han ido genial, y muy raro ha sido el que me ha parecido horrible (solo tres -comentados en el blog- en unos 15 años). A esos se suma ahora este eyeliner, que desde luego es el peor producto que he usado de esta marca.

Con permiso del spray Colorista de L´Oreal y a falta de acordarme de algún otro, este eyeliner debe ser el peor cosmético con diferencia que he usado en lo que llevamos de 2017.

Hasta tal punto me ha disgustado, que se me han quitado las ganas de usar eyeliner en gel al menos en un tiempo. Como sustitución me he comprado un lápiz, y seguramente pruebe en breve algún eyeliner líquido o rotulador. 

NOTA: 0 / 10

lunes, 5 de junio de 2017

Crema de manos con aloe vera - Interapothek


Hace poco terminé esta crema de manos, la cual he sustituido por una de Yves Rocher que ya contaré qué tal va.

Interapothek es una reconocida marca de farmacia especialista en geles de ducha, cremas corporales y otros cosméticos para el cuidado del cuerpo. También disponen de productos variopintos que van desde alimentación infantil hasta gafas de sol, pasando por herboristería o productos de botiquín. Es una marca buenísima y encima goza de precios super asequibles.

He probado geles de ducha y me suena que alguna crema. La última ha sido ésta de manos (regalé una a mi ángel). Formulada con aloe vera, hidrata intensamente y protege la delicada piel de las manos. Contiene aceite de almendras y ésteres de jojoba hidrolizados que junto a una cuidada combinación de emolientes proporcionan hidratación duradera sin dejar tacto graso. Asimismo, sus agentes acondicionadores aportan gran suavidad.

Especialmente indicada para manos muy secas y estropeadas, aunque ya se sabe que estas cremas van bien a cualquier piel. La nutrición y cuidado máximos nunca están de más.

Es FANTÁSTICA y da 20.000 patadas coreanas a todas las últimas cremas de manos que he tenidoNutre a lo bestia, se notan hidratadas y protegidas de verdad y dicho cuidado dura un montón de horas e incluso todo el día si me apuras. Es una gozada cómo deja las manos de nutridas, hidratadas, humectadas (sin sensación grasa o pegajosa) y al mismo tiempo super suaves y sin el menor rastro de sequedad.

La echaré de menos, y si la viera de nuevo la compraría sin dudarlo. Le han cambiado el diseño del envase y no sé si seguirá manteniendo la misma formulación.

Contiene 50 ml y ronda los 2 euros de precio. Fenomenal.

Edito a 21 de diciembre para mencionar que he repetido con esta crema tan genial.

NOTA: 10 / 10
Envase actual:

viernes, 2 de junio de 2017

Máscara de pestañas Roller Lash - Benefit


Descubrí esta fantástica máscara de pestañas a raíz de que la regalaron hace pocos meses con una revista, en tamaño mini-talla.

Roller Lash de Benefit, la prestigiosa firma de San Francisco (ahora estoy escuchando el temazo del mismo nombre: toma casualidad), es una máscara caracterizada ante todo por su enorme poder rizador. Pero no se queda ahí.

Su cepillo especial atrapa, separa, alarga y riza las pestañas para una mirada impactante, mientras que la fórmula rizadora instantánea resiste 12 horas. Contiene provitamina B5 y serina: agentes conocidos por su acción revitalizante sobre las pestañas.

Cumple TODO lo que promete.

No sé si en pestañas más modestas conseguirá el mismo resultado, pero sobre pestañas naturalmente agradecidas, esta máscara queda ESPECTACULAR.

Riza a lo bestia y eso que mis pestañas ya tienen mucha curva (nunca he usado rizador de pestañas), pero con esta máscara noto diferencia. Abre la mirada una barbaridad y quedan curvadísimas hasta la exageración: prácticamente rozan las cejas y parece que van a tocar el cielo, como en la canción de Led Zeppelin (hoy estoy musical).

Aparte de su increíble poder rizador resulta perfecta en todo lo demás: alarga, voluminiza... deja unos pestañones de desmayarse. Para colmo, no es la típica máscara que deja pestañas XXXXXL pero con aspecto artificial, tieso y pegadas, sino que las deja PRECIOSAS: gigantescas pero con un aspecto muy fino de que parecen completamente naturales, y un rizo tan fluido que parece que surge de la propia pestaña y no de producto de maquillaje. Y quedan separadísimas. Se acabaron las pestañas pegadas entre ellas: esta máscara las separa que da gusto.

Vamos, que lo tiene TODO: pestañones descomunales con largura y volumen hasta la máxima potencia y con efecto pestañas postizas pero con aspecto super fino y natural, rizadísimas, separadísimas... ¿se le puede pedir más a una máscara de pestañas?.


Si escribimos su nombre en Google veremos fotos de varias mujeres con el antes y el después de aplicársela, y en todas es alucinante el cambio. Y reitero que si ya de por sí tienes buenas pestañas, tras aplicarte la Roller Lash puedes flipar.

La máscara de pestañas mítica de Benefit es la They´re Real!: no la he probado y no sé si dejará todavía más pestañazas que la Roller Lash, pero como lo haga, madre mía...

En los varios años que llevo maquillándome, Roller Lash es una de las máscaras que más "heavy metal" me ha dejado las pestañas, junto con otras como la Volume Clubbing de Bourjois (cómo la echo de menos: mis fiestas llevaban su nombre), la Get Big waterproof de Essence, la Magnascopic de Estée Lauder (otra a la que lloro), la Volum Express clásica de Maybelline, la High Impact de Clinique, la Diorshow de Dior, etc... Debido a mis pestañas muy rara es la máscara que me suela decepcionar, pero hay que admitir que cuando noto cambio, lo noto pero bien.

Cuando termine la máscara que tengo por estrenar de Marc Jacobs, no descarto para nada comprar la Roller Lash.

En Sephora su precio en tamaño normal (8.5 gr) ronda los 28 euros, y también podemos adquirirla en tamaño de 4 gr por 13 euros, que es la versión que regalaron con la revista. Aunque sean pequeñas, a mí esas mini-tallas de máscara de pestañas me suelen durar muuuchos meses -no me maquillo a diario-, así que puede compensar pillar el tamaño pequeño, y encima te ahorras un pico.

NOTA: 10 / 10
Tamaño pequeño