viernes, 15 de enero de 2016

Xheken Capilar - Xheken

Este producto es poco conocido y difícil de encontrar. Y es una pena, porque no deja de ser una JOYA.

Se vende en farmacias, y es un preparado que repara y revitaliza intensamente el pelo dañado. Está formulado a base de colágeno hidrolizado y proteína cuaternizada.

He utilizado dos botes: ambas veces tras pasar por una decoloración (mi "gran amiga" capilar ¬¬), y siempre me ayudó a recuperar mi cabello destrozado por decolorante. Con el tiempo restaura su hidratación, fuerza y suavidad, le devuelve el cuerpo y el brillo, la rotura se reduce y la odiosa textura chicle termina desapareciendo. Lo resucita, simple y llanamente.

Libre de siliconas, Xheken Capilar no es de esos productos que "reparan" visualmente y ya está, sino que DE VERDAD restaura progresivamente, rellenando daños y restituyendo las capas de keratina y la elasticidad. Siempre refiriéndome a niveles de reparación realistas, dado que un pelo completamente quemado y hecho polvo no tiene otra solución que la tijera. Pero aspectos como sequedad, rotura y tacto chicloso, con este producto mejoran enormemente.

Eso sí: es un producto reparador, no específicamente nutritivo. Esto quiere decir que tampoco es que ofrezca una gran hidratación comparado con mascarillas comerciales. Podemos notarlo "poco eficaz" en ese aspecto, pero es que no es su cometido. Yo lo que hacía era alternarlo con mascarillas y aceites. Xheken Capilar me reparaba, y los otros me nutrían.


A la hora de batallar contra un cabello decolorado y machacado hay que actuar desde todos los frentes: aparte de este producto yo me pasaba la vida aplicándome toneladas de aceites y mascarillas (caseras y comerciales), así como otros cuidados. Sumando todo, con los meses mi pelo experimentaba una mejoría total, sin necesidad de tener que cortarlo al cero.

Tras el champú, Xheken Capilar puede utilizarse como acondicionador durante unos minutos o como mascarilla intensiva cubriéndolo con plástico o toalla y dejándolo actuar mínimo media hora, dependiendo de lo estropeado que tengamos el pelo. También puede usarse como mascarilla pre-lavado.

Su precio varía dependiendo de dónde lo compremos. La primera vez que lo adquirí, en una farmacia de mi barrio, no llegó a 6 euros. Mientras que la segunda vez fue en una farmacia de una localidad vecina y ahí me cobraron 9 euros. Aun así tampoco me parece caro, porque el bote cunde mucho y la eficacia está fuera de toda duda (aunque si puedo evitarlo no volveré a comprarlo en esa segunda). Lo malo es que no lo tienen en varias farmacias, y como mucho te lo pueden encargar. Pero merece la pena buscarlo.

A personas que suelan someter su cabello a agresiones fortísimas como decoloraciones y similares, recomiendo encarecidamente que tengan este producto como un fijo en su arsenal.

NOTA: 10 / 10