martes, 22 de marzo de 2016

Mascarillas caseras para el cabello



La semana pasada estuve de viaje, y como llevaba la mochila a reventar tuve que racionar y dejar cosas en casa, como el bote de mascarilla capilar. En su lugar me llevé unos sobrecitos de acondicionador que no ocupaban espacio, pero a cambio, al haber pasado una semana sin mascarilla mi pelo me estaba pidiendo a gritos nutrición. Así que el domingo lo embadurné en toneladas de aceite de oliva.

Siempre utilizo mascarillas comerciales pero me encanta alternarlas con las caseras. Encima son 100% naturales, y gratis, pues muchos son ingredientes que encontramos en cualquier cocina.

En mi experiencia, las mascarillas caseras son una ayuda ENORME a la hora de reparar un pelo muy dañado por procesos agresivos como por ejemplo una decoloración. Y aunque tenga el pelo superbien de que no atraviese ningún estado de daño, me gusta aplicarme estas mascarillas al menos una vez por semana. El pelo se nota más nutrido, brillante y bonito.

Algunos ejemplos de mascarillas caseras que suelo darme con mayor o menor frecuencia, reitero que dependiendo del estado de mi pelo:
  • Aceite de oliva.
  • Aceite de oliva + una o dos yemas de huevo.
  • Aceite de oliva + una o dos yemas de huevo + mayonesa.
  • Aceite de oliva + una o dos yemas de huevo + mayonesa + yogur natural.
  • Aceite de girasol.
  • Aceite de girasol + aceite de oliva.
  • Aceite de coco.
  • Aceite de almendras.
  • Mayonesa.
  • Mayonesa + aceite de oliva.
  • Yogur natural.
  • Aguacate.
  • Miel.

Son unos pocos ejemplos, pues hay muchísimas más. Todas admiten multitud de variantes y combinaciones, pudiendo aplicar los productos individualmente o añadiéndoles ingredientes a nuestra elección. 



El aceite de oliva nutre el pelo a lo bestia y podemos aplicarlo solo o combinado con otros ingredientes nutritivos, lo cual resulta en una bomba de hidratación y reparación para nuestro cabello. La mascarilla de aceite de oliva + huevo es espectacular. Y el aceite de coco ya es la maravilla suprema, al igual que el yogur natural y el aguacate: estos tres siempre me han ayudado enormemente a recuperar mi pelo destrozado tras decoloraciones.

Es sumamente recomendable aplicar los aceites previamente calentados unos pocos segundos en el microondas (con cuidado, no nos vayamos a quemar), así como cubrir con plástico mientras tenemos estas mascarillas y aceites actuando en nuestro pelo. De este modo, multiplicamos su efectividad.

Estas mascarillas las aplico siempre sobre cabello seco sin lavar y las dejo actuar cuanto más tiempo mejor: desde media hora hasta un día entero si no salgo de casa. A continuación lavo el pelo normalmente, y tras el champú aplico mascarilla comercial e intento dejarla actuar entre media hora y dos horas.

Método ultra-intensivo para pelo machacadísimo (ej: decoloración): mascarilla casera durante mínimo 2 horas + lavar con champú + mascarilla comercial durante 2 horas + lavar. Hacerlo cada vez que se lave el pelo, y durante mínimo una semana... y resultado que ríete del milagro de los panes y los peces.


En estos enlaces explican varias mascarillas capilares, así como forma de aplicación. Yo ya he apuntado más de una para el futuro.