viernes, 16 de octubre de 2015

Barra de labios Superstay 14h - Maybelline New York


Ya conté aquí mi historia de amor con Maybelline New York a través de los años. Es una marca que siempre me ha encantado, dado que he tenido muchísimos productos y todos me han ido fenomenal. Aunque alguna decepción ha habido: es el caso de esta barra de labios.

Lanzado hace un par de años, Superstay 14h es un labial de los llamados fijos o semi-permanentes. Asegura 14 horas de duración, ofreciendo al mismo tiempo una textura confortable. Es sabido que estos labiales de extrema permanencia tienen la desventaja de que la mayoría resecan los labios debido a su textura tan seca, a diferencia de las barras de labios de toda la vida, hidratantes y cremosas pese a que no duren tanto como las fijas. Es por tanto, cuestión de otorgar prioridad a la duración o a la comodidad.

Este labial de Maybelline cumple en lo de no resecar. Tiene una textura muy cómoda, si bien no se siente hidratante, pero tampoco da sensación de sequedad. El acabado que dejan es mate. El envase es una monada y la gama de colores, preciosa. ¿En qué me ha fallado? pues precisamente, en que eso de "14 horas de duración" todavía estoy esperando encontrarlo.

A mí estas barras me duran puestas un suspiro, si bien también depende del color. Y no sé si era peor el remedio que la enfermedad, pues el labial que más me duraba, al final se acababa yendo a ronchas y dejando los labios pintados únicamente en las comisuras, quedando un efecto horrible. Para eso prefiero que el color desaparezca del todo.


Tuve tres (en las fotos):  Infinitely Fuchsia, Beige for Good y Mauve Toujours.

La primera era mi favorita de las tres. Es un fuchsia frío-azulado muy intenso, precioso el color (es el que lleva la modelo en la foto publicitaria). Esta es la que comentaba que me desaparece a trozos. Recién puesta muy bien, pero a las pocas horas -nada de 14- se había ido casi todo el color especialmente en el centro de los labios, quedando un efecto feísimo como si te los hubieras perfilado de fuchsia y dejado sin pintar por dentro. Una lástima, porque repito que el color es una maravilla.

La segunda es un beige nude que desaparecía con mirarlo. Para colmo no me sentaba bien este color, ya que era un nude amarronado muy mortecino y apagado. Prefiero los nudes rosados, infinitamente. La última es un malva, que lo mismo: muy bonito en la barra pero al final me di cuenta de que no me favorecía a la cara. Parece un tono muy vivo pero puesto en los labios me resulta un malva muy soso y tristón. Y lo mismo que la barra beige: era visto y no visto en mis labios. 

Son unas barras que recién puestas quedan muy chulas (si te gusta el color), pero eso de 14 horas de duración, al menos en mis labios estoy por verlo. Me costaron unos 7 euros cada una, y desde luego, no repetiré con ellas. 

NOTA: 4 / 10