domingo, 20 de septiembre de 2015

Champú y mascarilla Ultimate Color - Gliss (Schwarzkopf)


He probado varias gamas de perfumería para cabello teñido, de marcas como Pantene, Tresemmé, L´Oreal, Fructis... y casi ninguna me convence. El problema de estas líneas es que se centran en proteger el color del tinte -las que lo consiguen- y la nutrición la dejan de lado, cuando un cabello teñido exige siempre hidratación máxima. Estos productos protegen el tinte pero suelen quedarse cortos a la hora de nutrir y reparar, por lo que si te tiñes tienes que elegir entre usar champús y mascarillas específicos para pelo teñido (prioridad: proteger el color) o para pelo seco o estropeado (nutren pero el color se pierde con los lavados).

Pues bien: con esta gama de Gliss se acabó tener que elegir uno u otro beneficio, pues estos dos productos lo hacen TODO. 

La colección Ultimate Color está diseñada para el pelo teñido o con mechas y asegura proteger el color hasta 10 semanas. Su fórmula contiene serum reparador, keratina y protector del color con filtro UV. Repara el cabello teñido y preserva eficazmente su color.

Este champú y esta mascarilla son de esos extraños y maravillosos productos que cumplen al 100% todo lo que prometen. 


Por un lado, nutren de forma extrema: el pelo queda muy hidratado y nutrido, nada seco, muy brillante y enormemente suave. Se desenreda con mirarlo, al tacto parece seda y las puntas quedan que parece que acabas de salir de la peluquería. Es sorprendente. Más que productos para cabello teñido parecen específicamente nutritivos y reparadores: de hecho, he tenido champús y mascarillas de ese tipo que no hidrataban ni un tercio que esta gama de Gliss. Por si fuera poco, no dejan el pelo apelmazado y relamido como a veces sucede con productos altamente nutritivos: con este champú y esta mascarilla el cabello queda hiper-nutrido pero al mismo tiempo muy suelto, con cuerpo y volumen, nada "pegado". Dejan el pelo precioso. 

Respecto a sus promesas con el color, de verdad alargan la duración del tinte. Yo me tiño de negro azulado todos o casi todos los meses y pasados 20-25 días el negro empieza a perder intensidad... pues lavándolo regularmente con estos dos productos aguanté casi dos meses sin teñir y el negro parecía recién puesto. Sellan el color del tinte, lo que unido a su poder de reparación y nutrición hacen que el color resista mucho más, ya que los tintes se van mucho antes en cabellos estropeados.

Existe también acondicionador, pero no lo he probado. 

El champú vale 3-4 euros y la mascarilla unos 5, aunque a mí me costaron en una perfumería 1.75 euros el champú y 3 la mascarilla.   

Por supuesto, repetiré. A día de hoy, estos son los mejores champú y mascarilla de perfumería que he usado para pelo teñido.

NOTA: 10 / 10