viernes, 13 de abril de 2018

Polvo bronceador Bronzing Powder - Max Factor


Bronzing Powder es el polvo bronceador (popularmente conocidos como "polvos de sol") de Max Factor

Consigue en la piel un efecto bronceado saludable y hermoso, con ese toque tostado como si viniéramos de la playa. Evita la palidez y el tono cetrino y proporciona un dorado natural durante todo el año sin necesidad de tomar el sol, o como en mi caso, para realzar la piel que ya es morena de por sí. Puede utilizarse en rostro -frente, nariz, pómulos, barbilla- y cuerpo -hombros, escote, piernas-. 

Dos tonos: 1 (Golden) y 2 (Bronze). El primero es un poquito más claro -imperceptible- y con matiz caramelo. El segundo es el que tengo yo, algo más oscuro y marrón. Golden sería para pieles más pálidas y Bronze para cutis más dorados, pero en realidad ambos van bien en cualquier piel: son plenamente adaptables y elegiremos el color según lo prefiramos más acaramelado o más tostado. En la foto inferior se ve que son prácticamente idénticos; solo les diferencia ese matiz. 

Como bronceador otorga un resultado muy fino, natural y bonito, nada cantoso ni naranja. Y pese a que tiene unas minúsculas partículas doradas, queda mate. 

No suelo usarlo para broncear: ya soy morena y me gusta mi dorado claro natural, y por eso apenas utilizo polvos de sol. En realidad, ante todo empleo el polvo bronceador como colorete tostado (y en este caso, para contorno). Y es que voy contracorriente al canon de belleza actual: me veo genial con mi color natural y no quiero oscurecerlo. Lo comenté aquí.


El tono Bronze posee la ventaja añadida de que además de bronceador, por su color amarronado y mate es también idóneo para contornear zonas del rostro. Un día lo probé en la nariz ¡y genial!: ya no me hacía falta comprar un producto o paleta específica de contorno (con un corrector o iluminador + polvo oscuro se hace a la perfección). 

Hace tiempo que es el uso que le doy a este polvo: marcar y afinar mi nariz. Es pequeña, chata y con la punta redonda -muy Thandie Newton-, me dicen que es muy bonita pero aaaay: yo prefiero las narices largas y estrechas. No me quejo pero preferiría haberla tenido de la otra forma. Pero como no es algo que me preocupe ni acompleje paso de operarme y en su lugar la estrecho con maquillaje, gracias al genial truco de difuminar corrector o iluminador a lo largo del tabique al tiempo que desde las cejas oscureces los laterales hasta las aletas con maquillaje oscuro (muuuuuy bien difuminado o se notará que no veas). Si se hace bien, queda soberbio.


Al principio lo usaba para aportar color en rostro y cuerpo, pero desde que adquirí estas perlas las prefiero para esa labor (quedan más chulas y me enamora su acabado satinado: yo es que exceptuando el polvo matificante no soy muy amiga del maquillaje mate). El polvo bronceador de Max Factor ahora lo utilizo únicamente para contornear la nariz. 

Muy destacable su inmensa cantidad: 21 gramos, acostumbrada a que los polvos suelan traer entre 8 y 15. Ya lo tengo varios años y me va a durar unos cuantos más, pues ya digo que lo utilizo en poquísima cantidad y ahora solamente para marcar los laterales de la nariz.

Eso sí: ya podría haber incluido espejo y/o brocha teniendo en cuenta que vale 16 euros (aunque yo lo compré en Ebay por unos 7). Pero tampoco me importa, dado que es un producto que utilizo en casa y luego no me lo llevo por ahí.

Otro negativo aunque tampoco importante: al poco de tenerlo mi estuche ya estaba completamente negro, con lo dorado y las letras borradas. Y a mi actual polvo matificante de Max Factor le pasó lo mismo. Igualito que por ejemplo MAC, de la que tengo productos desde hace siete años y miras los envases y parece que los compré ayer. No vamos a pedirle lo mismo a Max Factor, pero vaya "calidad" de estuches: para eso que no pinten nada y los saquen totalmente negros desde un principio.

NOTA: 9 / 10