lunes, 3 de agosto de 2015

Multiple - NARS


El mítico Multiple de la venerada firma estadounidense NARS es un iluminador multiusos que crea hermosos puntos de luz en rostro y cuerpo. Producto de culto idolatrado por maquilladores y famosas, su uso estrella es aplicado en mejillas, donde consigue el codiciado efecto "jugoso" que tan de moda pusieron maquillajes como los de Jennifer López o las modelos de Victoria´s Secret. Además de como iluminador también puede utilizarse como labial, sombra de ojos, colorete, creador de contornos, bronceador o iluminador corporal. Dependiendo del tono, las posibilidades de jugar con él son casi infinitas.

El tono más famoso es el legendario Copacabana pero existe una amplia gama de colores que van desde los dorados y marrones hasta los rosas y rojizos. Los más claros son idóneos para iluminar, como el Copacabana o el Luxor, mientras que tonos más intensos se utilizan para aportar color o broncear, como el Portofino, el Cannes, el Riviera o el South Beach. Yo tuve el Maldives: un color demasiado tostado y oscuro para mi gusto, que nunca me llegó a convencer. El brillo que deja es precioso pero me equivoqué de tono; ojalá hubiera optado por uno más claro o rosado, como los preciosos Orgasm, Luxor o Copacabana.

Su halo de brillo es realmente como luz reflejada en la piel, fina y natural. No es basto ni purpurinoso como sí sucede con malos iluminadores que son más purpurina que otra cosa.

Como todo en el maquillaje, hay que saber usarlo: si nos excedemos en la cantidad de producto pareceremos bombillas e incluso le daremos un aspecto graso a la piel, pero si lo aplicamos con gusto y mesura, el resultado es espectacular.


Ese acabado resplandeciente que proporciona es tremendamente favorecedor en el rostro, aportándole vida y frescura. Es un brillo de salud que parece que surge naturalmente de la piel y que embellece infinitamente a cualquier mujer. El uso de iluminador se hace especialmente imprescincible para las que solemos utilizar bases y polvos matificantes, para así aportar luminosidad extra al maquillaje evitando ese efecto apagado que a veces ocasionan los acabados muy mates.

Además, me encanta su práctico formato en barra. Lo hace muy cómodo y rápido de aplicar y trabajar, y es idóneo para llevar en el bolso para retoques rápidos. 

Sus 14 gramos se hacen interminables, o casi. El mío, usándolo muchísimo en rostro y también en cuerpo en veranos, me ha durado casi 5 años, que se dice pronto. Cuesta 45 eurazos, pero con esos resultados y duración considero que al final resulta incluso barato.

La verdad es que no puedo ponerle ningún "pero", salvo que no me gustaba del todo el color que escogí, pero eso no es culpa del producto. 

Tengo claro que repetiría con este producto, pero cambiando de tono.

NOTA: 10 / 10