lunes, 3 de julio de 2017

Aceite en crema sin aclarado de arce y almendra - Original Remedies (Garnier)


Aquí comenté el champú y la mascarilla de arce y almendra, y ya conté que me decepcionaron a lo bestia. Mira que me gustan los productos Original Remedies, pero esa gama en concreto, junto a la de pelo teñido, no quiero verlas ni en pintura.

Al tiempo que compré el champú y la mascarilla también adquirí el aceite en crema de la misma colección. Y no se quedó atrás en cuanto a chasco...

Se trata del aceite en crema sin aclarado con savia de arce y aceite de almendra. Es una crema reparadora que actúa como un sérum típico: se aplica sobre pelo seco o húmedo haciendo hincapié en las puntas y zonas maltratadas, y no se aclara. Puede aplicarse cuantas veces queramos a lo largo del día. Especifica su indicación para cabello muy dañado y promete nutrir y reparar hasta las puntas, así como aportar brillo, suavidad, ligereza y facilitar el peinado. Se funde instantáneamente en el pelo y le aporta un delicioso y ligero perfume.

Bueno, pues mucha promesa pero no hace NADA. Ni nutre ni repara ni aporta brillo ni nada de nada. No notas ningún cambio en el pelo a efectos visuales, textura, etc. Es únicamente aplicar el pringue y ya está. Lo positivo es que no apelmaza ni engrasa, y que es cierto lo del olor: al igual que el champú y la mascarilla posee un aroma fabuloso (y mejor: huele aún más intenso). Deja un dulzón olorcito a almendra en el pelo, que mmmmmmm.... 

Por supuesto, eso no me salva un producto que es francamente mediocre, ya que no cumple nada de lo que promete respecto a aportar algún tipo de mejoría al cabello. Para usar esto prefiero no aplicarme nada, total; el resultado va a ser el mismo. A efectos de tratar o mejorar el cabello, repito que es como no echarse nada. 

Es infinitamente mejor el aceite en crema de la gama Oliva Mítica (comentado aquí). A ese sí le noté nutrición y de la buena.
De los aceites en crema sin aclarado que hasta ahora ha sacado Original Remedies, me faltarían por probar el de Tesoros de Miel y el de Aguacate y Karité.

El de arce y almendra me parecía tan malo que decidí dejar de usarlo y en su lugar compré el archifamoso sérum profesional Sealed Ends de Bonacure, el cual alterno actualmente con mi amado Orofluido de Revlon... y menuda diferencia entre el de Bonacure y el de Original Remedies. Ya lo comentaré, aunque poco hay que decir que no se sepa ya acerca de ese icónico producto.

Solo había usado un tercio del bote, quedando bastante cantidad. Lo habría tirado a la basura pero conservo dicho envase por una única razón: cuando ahora vaya a la playa y piscina pienso untarme 200 kilos en el pelo, a modo de mascarilla para que haga de barrera y así proteger el cabello del sol, cloro y agua de mar. Al menos así le daré un uso eficaz, y de paso me ahorraré desperdiciar mascarilla o aceite para ese menester.

Contiene la friolera de 200 ml (los sérums capilares suelen traer 50 o 75 ml). Y solo cuesta 2.70 euros. Pero obviamente, no volveré a comprarlo.

Le pongo un 3 porque huele que alucinas, porque es baratísimo y sobre todo por lo del uso que voy a darle en la playa. Si no fuera por ese último motivo le pondría todavía menos nota, pues reitero que me ha parecido un producto absolutamente inútil, al igual que el champú y la mascarilla de su misma gama.

NOTA: 3 / 10