jueves, 7 de julio de 2016

Cómo perder el miedo al tinte negro: pautas para que luzca divino



Una melena en color azabache y super brillante fascina por igual a hombres y mujeres, pero muchas no se atreven y tienen pánico a teñirse de negro por esas creencias de que envejece y endurece facciones, que queda choni y que con piel clara produce un efecto fantasma. Todo falso: a la que le queda bien el negro negrísimo, eso es una PASADA. Y encima no estropea el pelo; y ya no hablemos de lo elegante pero también sexy y morboso que es, de cómo potencia los rasgos faciales o del alucinante brillo que da al cabello.

Pese a ello, sigue siendo un tono poco valorado en cuestión de tintes, donde la inmensa mayoría de mujeres prefieren optar por rubios y después por castaños y rojizos. De las pocas que se tiñen de negro casi todas lo hacen como medida temporal de emergencia para tapar un tinte que quedó mal o para descansar de tintes claros que les destrozan el pelo, pero luego se arrepienten ("me queda fatal", "parezco una muerta") y enseguida vuelven a aclarar. Góticas aparte, mujeres que se tiñen de negro siempre y por puro gusto, somos cuatro contadas.

Una pena, dado que es un color espectacular y tiene ventajas sobre otros tonos de tinte. Lo comenté aquí.

Para que el negro ébano o azulado quede maravilloso, viene bien tener en cuenta unos consejos:

  • Personalmente, en una mujer me gusta más el negro en cabellos largos o que mínimo lleguen por los hombros. La típica melena negrísima y larga me parece DIOS (siempre y cuando el pelo esté cuidado, que muchas con tal de tenerlo largo llevan unos pelos de rata que flipas, y para eso mil veces mejor llevarlo corto y bonito).

  • Hay que cuidarlo. El tinte negro es super fácil de mantener comparado con rubios o rojos, pero tampoco hay que desatenderlo. Hay mujeres teñidas de negro a las que se les ve quemado, fosco y sin brillo; sin duda porque se lo echaron sobre tintes claros que les achicharraron el pelo y creen que con tapar de negro ya está todo solucionado y no hace falta cuidarse ya el pelo, y no es así. Una melena negra opaca y con aspecto estropajo es horrorosa, mientras que una lustrosa y brillante es AMOR... pero hay que currárselo para conseguirla. Otro punto: hay que intentar llevar el negro super intenso y brillante; si no, no luce. Yo me tiño de negro azulado todos los meses: no es indispensable teñirse con esa frecuencia y en realidad bastaría con retocar el color cada dos e incluso tres meses, pero tengo la manía de querer llevar el negro super potente siempre, y si dejo pasar más de un mes el negro me ha perdido intensidad con los lavados y se ha aclarado, así que todos los meses exijo mi ración de tinte. También muy importante si llevamos el pelo teñido de negro ébano o azulado: exponerlo al sol lo menos posible para así evitar su aclaramiento. Y con la misma finalidad, intentar espaciar los lavados. Así el negro lucirá super intenso durante más tiempo. Yo me lavo el pelo cada dos o tres días, nunca a diario.

  • Saber maquillarse es imprescindible si nos teñimos de negro. Hay que huir de los colores tristes y optar por tonos vivos y luminosos que contrasten con el negro. No significa pintarse como puertas, sino saber elegir bien los tonos. Personalmente soy fanática de los coloretes rosas y de los labiales rosas y rojos, y en los ojos juego con todas las escalas de color: bronces, rosas, borgoñas, violetas, beiges, azules, grises, negros, verdes, dorados, plata.. Lo bueno del negro es que combina a la perfección con cualquier tono de maquillaje. Con el negro azulado recomiendo especialmente los rosas: colorete rosado, labial rosa suave o fuchsia intenso, un buen ahumado de ojos en violetas, morados.... a juego con ese color de pelo quedan es-pec-ta-cu-la-res. Al igual que sombras o delineados en azul oscuro, y por supuesto, un buen ahumado en negro o gris.

  • Ídem con la ropa: preferible optar por prendas de colores vivos que contrasten con el cabello tan oscuro. Aunque la ropa negra a juego con pelo del mismo tono da un efecto sobrio y muy elegante y sexy (y rockero, para quienes nos guste esa música). Pero fuera de eso yo prefiero vestir cerca del rostro con tonos claros y llamativos: azul, rosa, blanco, turquesa, rojo, verde, amarillo, pasteles... todos ellos destacan genial con el pelo ultra-negro.

  • Tener muy buena piel. El cabello negrísimo resalta cualquier defectillo que tengamos en el cutis (ojeras, bolsas, arrugas, granos, rojeces, cicatrices, mal tono...), por lo que es recomendable teñirse de negro solo si tenemos una piel perfecta. Y para ello hay que cuidarla, tanto desde ámbito cosmético como -sobre todo- mediante hábitos sanos de vida. Si la genética ha sido generosa con nuestra piel es una suerte enorme, pero tampoco hay que acomodarse y bajar nunca la guardia. 

  • Esto no implica que mujeres mayores y bien conservadas no puedan llevar el pelo negro. Normalmente los tonos claros van a refrescar la imagen de la mujer mayor, pero a la mujer cuyo rostro ha nacido para el cabello negro éste le favorecerá siempre, tenga la edad que tenga. Un ejemplo es la bellísima actriz iraní Shohreh Aghdashloo, la cual ya no cumple los 60 y sigue divina con su cabello negro. Yo también poseo ascendencia árabe y comparto el mismo estilo de fisonomía, y estoy segura de que el negro nunca me va a envejecer.

  • Respecto al mito de que tinte negro + piel muy clara hace parecer un fantasma: no coincido. A mí me encanta ese contraste entre piel blanquita y pelo negrísimo. Yo soy dorada clara y el tinte negro me queda genial, pero me gusta más cómo queda en cutis blanquitos. Sobre pieles muy blancas y bien maquilladas queda espectacular, super sexy y elegantísimo. Así que no entiendo a esas chicas que dicen que se tiñeron de negro y les quedaba horroroso porque parecían "muertas". Más bien sería que no se maquillaban, o no lo hacían bien.

  • Si no se es mínimamente guapa, el pelo tan negro no quedará bien. Los rostros no muy agraciados no es recomendable que tiñan su cabello de negro, ya que es un tono que resalta al máximo todos los rasgos faciales, a diferencia de castaños o rubios (el segundo desvía la atención del rostro y suaviza y disimula rasgos un montón). Rostros muy espectaculares y llamativos no tienen inconveniente en teñir su pelo de azabache, pues saben que así les destaca la cara todavía más. Por tanto, chicas guapísimas que decidan atreverse con el negro ébano o azulado, pueden estar seguras de que no se arrepentirán.

  • Los tipos de rostro que mejor acogen el negro son las mujeres blanquitas de ojos claros (a éstas el negro azulado les queda impresionante), las negras, las asiáticas, las árabes o las morenas de piel dorada clara o media. El cabello negrísimo es perfecto en combinación con rostros exóticos.

  • Por último, puede parecer tontería pero no lo es: el pelo ultra-negro es sobrio y elegante pero también muy sexy, agresivo, morboso y salvaje. Y como tal, exige actitud, personalidad y audacia en quien lo lleva. Tímidas: abstenerse de teñirse el pelo en este color.