miércoles, 8 de junio de 2016

Máscara de pestañas Scandaleyes Rockin´Curves - Rimmel London


Scandaleyes Rockin´Curves es una máscara de pestañas de Rimmel London que asegura máximo volumen y curvatura. Su gran cepillo con forma de medio corazón curva las pestañas desde la raíz elevándolas al máximo. La punta fina del extremo consigue llegar a las pestañas más pequeñas, mientras que la parte más gruesa aporta volumen y elevación dramáticos. No deja grumos.

Las máscaras de Rimmel siempre me han ido fenomenal y esta no ha sido una excepción. En verdad deja pestañas gigantescas con muchísimo volumen. Como siempre, influye la propia naturaleza: si ya se tienen naturalmente muy largas, rizadas y negras, rara será la máscara que no deje pestañones.

Pese a sus excelentes resultados, hay dos motivos por los que no creo que repita: el primero es que los cepillos curvos nunca me han emocionado. Me manejo con ellos, pero prefiero los rectos de siempre. Y yo porque estoy acostumbrada gracias a por ejemplo la Get Big! de Essence, que no he visto goubillon más enorme que ese... pero a quien no se maneje con estos tamaños probablemente se le atragante el cepillo tan grande de la Rockin´Curves. Y suma que es curvo.

Y segundo: se secó en unos 6 meses. No lo veo normal, dado que todas las máscaras me aguantan en perfectas condiciones entre 10 meses y un año, que algunas al final ya las tiro por aburrimiento. Pero que una máscara se seque en medio año no me había pasado en la vida. Bueno, sí: con la Miss Manga de L´Oreal (comentada en el blog), que la tuve que tirar a los 3 meses. 

El envase es muy chulo, cañero y llamativo. Contiene la generosa cantidad de 12 ml, y ronda los 7-8 euros de precio. Yo la compré en oferta de lanzamiento por 4.95 euros. 

Reitero que si no nos importa que dure poco y lo del cepillo curvo, como máscara es sobresaliente.

NOTA: 8 / 10