jueves, 23 de febrero de 2017

Máscara de pestañas Idol Eyes by Kate - Rimmel London


Al igual que con otras marcas de drugstore como Maybelline, Max Factor, L´Oreal, etc.., también he tenido mucha suerte con Rimmel London: llevo usando esta marca desde que empecé a maquillarme; y bases, polvos, sombras de ojos, perfiladores, máscaras de pestañas, barras y brillos de labios... todo me ha ido fenomenal. Excepto este corrector, y la máscara que paso a comentar.

Forma parte de los productos que Rimmel London empezó a comercializar con la imagen y nombre de Kate MossDe dicha colección ya comenté estas excelentes barras de labios. 

En cambio, esta máscara de pestañas resultó una decepción inmensa. Pertenece a la gama Idol Eyes, centrada en productos para los ojos (máscaras, sombras, delineadores). Es una máscara que promete máximo volumen y elevación, gracias a su aplicador curvado con forma de medio corazón. 

La realidad es que deja unas pestañas muy normalitas: no es de esas máscaras que te dejan unos pedazo de pestañones que parecen postizas. Se notan maquilladas pero no aporta un resultado destacable: quedan demasiado naturales. Una cosa es que a diario te guste llevar las pestañas más discretas, pero otra muy distinta es que las maquilles y apenas se note nada... sinceramente, para eso prefiero dejarlas sin maquillar. Clama al cielo porque yo ya tengo pestañazas de por sí y por ello muy rara es la máscara que no me las deja gigantes, y ésta es una de esas excepciones. He tenido otras máscaras de Rimmel London y todas me dejaban pestañones kilométricos, salvo ésta.

Y mi mayor chasco, al ser el motivo por el que la compré: esta máscara se comercializa en negro, azul, verde y morado. Yo adquirí la azul ("Eye Rock Saphire"), y es un azul que no se nota NADA. Vale que es un azul tirando a oscuro pero yo esperaba que se notara más. A simple vista quedaba negra. Nada que ver por ejemplo con las máscaras Super Colour de KIKO, que con esas sí se obtiene color super visible. 

El envase plateado es chulo, y solo costó 4.95 euros. Pero la terminé desechando, y obviamente no repetiría con ella.  

NOTA: 2.5 / 10