lunes, 16 de enero de 2017

Coloración permanente sin amoníaco Olia - Garnier


Olia de la marca Garnier es una coloración permanente sin amoníaco. En lugar de amoníaco, el 60% de su composición consta de aceites florales naturales y potenciadores del color, que proporcionan el máximo poder colorante a la vez que cuidan el cabello. De hecho, la publicidad de este tinte asegura que mejora visiblemente la calidad del pelo. El color es fiel y no desaparece con el tiempo, cubre completamente las canas, aclara hasta 3 tonos y promete aumentar el brillo en un 17% y la suavidad en un 35%.

Cuando dicen que un tinte contiene aceites, la gran mayoría de veces están concentrados en el acondicionador que se usa tras el lavado. Sin embargo, en Olia los aceites se concentran directamente en el oxidante y el colorante, actuando como el motor que maximiza el proceso de coloración. El aceite juega un papel esencial y activo en el proceso de coloración, y no únicamente en el tratamiento posterior.

Me lo apliqué el pasado 1 de enero, y ME QUIERO CASAR CON ÉL.

Todo lo que afirma su publicidad es cierto. No daña nada el cabello, y será casualidad o no, pero desde que me lo apliqué me noto el pelo más suave, brillante, lustroso y con más cuerpo. Y el negro azulado: hiper-brillante e intenso, precioso. En serio: desde que me puse este tinte, me miro el pelo y babeo.


Respecto a la duración, hace 16 días que lo llevo y el tono sigue intacto, a diferencia de otros tintes negro azulado que ya me habrían perdido un poquito de intensidad y más ahora, que me decoloré hace escasos meses y ya sabemos que el pelo recién decolorado escupe el tinte que no veas. Yo creo que en ese sentido va a superar al que me di el mes anterior (éste), que a los 28 días ya estaba super deslavado.

Eso que dicen de que los tintes sin amoníaco no cubren ni duran tanto como los que sí lo llevan... no será con Olia, pues reitero que ha pasado medio mes y el color lo llevo intacto. Y el negro super intenso, y canas cubiertas al 100%. Si encima sumamos que es más beneficioso para el pelo y que no lo daña nada, pues echa cuentas.

Incluye un tratamiento acondicionador del color, que aparte de aplicarlo después de teñir, debido a su cantidad da para unas cuantas aplicaciones más.

Con una caja me dió de sobra para toda la melena. Y el colofón: cuesta unos 8 euros, pero lo adquirí por 5.35 en una tienda de mi barrio.

Repetiré con él, segurísimo. Se ha convertido en uno de mis tintes predilectos.

Lo malo: mi color (2.1 negro azulado) es super difícil de encontrar. En toda mi ciudad incluyendo centros comerciales y perfumerías de franquicia y de barrio, el negro azulado solo lo he visto en DOS sitios: un Carrefour (y hace siglos; de hecho creo que ya no lo traen), y la tienda de mi barrio donde lo encontré de pura casualidad. Con el negro normal (1.0) y resto de tonos no hay problema: los tienen en todos lados, pero el Olia negro azulado reitero que no lo veo. A ver si un día hago tour de perfumerías y centros comerciales y lo encuentro, y así tener fichado más de un sitio donde lo tengan. No en vano, hasta me estoy planteando ir a la de mi barrio y hacer acopio de cajas, por si no lo volvieran a recibir.

NOTA: 10 / 10