martes, 16 de agosto de 2016

Aceite de coco virgen extra (Herbolario Navarro)

Herbolario Navarro es una franquicia de herboristerías con establecimientos en varias ciudades españolas, así como servicio de venta online. Hace tres meses fiché este producto en la tienda de mi ciudad. 

Se trata de un tarro de aceite de coco virgen extra, 100% bio, procedente de Sri Lanka y con el sello de agricultura ecológica certificada.

El hiper-nutritivo y regenerador aceite de coco se ha convertido en los últimos años en una mega-estrella del mundo de la belleza, ya que posee incontables propiedades para la piel y el cabello. Y no solo en estética: también tiene mil usos en cocina, salud, higiene y aseo personal, mujeres embarazadas y bebés, usos en el hogar, animales y muuuuuucho más. Es un producto todoterreno. 

Recopilación de usos del aceite de coco:





(Tras leer estos enlaces he descubierto un montón de usos super interesantes que no conocía: iré probando algunos)


Yo utilizo el aceite de coco en el cabello, a modo de mascarilla pre-lavado. Unto todo el pelo con él y sin escatimar cantidad, cubro con plástico y lo dejo actuar varias horas antes de lavarme el pelo. El resultado es un cabello hiper-nutrido y sin rastro de sequedad. Me viene de lujo, dado que me tiño todos los meses.

Ahora mismo lo estoy usando también como mascarilla capilar protectora para la playa o piscina: antes de bajar, me unto el pelo con aceite de coco. Llevo tres meses usándolo así, sumando que lo utilizo cada vez que me lavo el pelo. Resultado: gracias a él, en lo que llevamos de verano mi pelo no se ha resentido NADA con el sol, baños y cloro. Más contenta no puedo estar.

También he usado estos meses el aceite de coco como "after sun" corporal tras exponerme al sol, y deja la piel perfecta.

A veces lo uso en el rostro, como si fuera un sérum o crema. Lo aplico por toda la cara o únicamente en zonas susceptibles de aparecer arrugas, a modo de prevención. Lo hago antes de ir a dormir, o de día si no voy a salir de casa (el rostro queda aceitosillo). Y una vez limpio, deja el cutis DE CINE.

Como decía, quiero ir probándolo para más cosas. Pero en principio, mi uso prioritario es para el pelo.

Es la segunda vez que tengo aceite de coco. La primera fue hace unos años, cuando compré un tarro en una herboristería durante un viaje a Granada, y lo mismo: me fue fenomenal. De hecho, tras un tiempo usándolo me "curó" completamente mi cabello tras quedarse hecho polvo a raíz de una decoloración.

Una cosa que me ha sorprendido es que el anterior aceite de coco que tuve no olía a nada, era un aroma neutro. En cambio, el actual emana un olor muy suave y a la vez dulzón y riquísimo a coco que me vuelve loca.

Recordemos que debido a su composición natural, el aceite de coco se vuelve sólido (foto superior) a temperaturas medias-frías, y líquido (foto inferior) en climas calurosos. El mío ahora está de la segunda manera -cuando lo adquirí era sólido- y no hay dificultad al aplicarlo, pero conforme avancen los meses y llegue el frío se volverá super sólido en el bote, y en ese caso, para que se vuelva líquido cogemos "pegotes" y lo derretimos frotándolo entre los dedos. También se puede calentar en la cocina, pero a mí ya se me derrite de la otra forma manual.

Contiene 500 ml, por lo que durará un tiempo largo. Mi primer aceite de coco tenía 250 ml y me duró unos diez meses. El actual lo tengo desde hace tres meses y medio, y dándole muchísimo uso llevo gastado muy poco producto.

El precio en Herbolario Navarro fue de 11.65 euros, pero había una oferta de la segunda unidad al 50% de descuento, por lo que obtuve dos tarros por 17 euros.

Contentísima con este MILAGRO de producto. Qué maravilla, y encima 100% natural. 

NOTA: 10 / 10