viernes, 13 de octubre de 2017

Beautiful Color Brow Shaper & Eyeliner - Elizabeth Arden

Este producto me lo auto-regalé hace un par de meses por mi cumpleaños. Aproveché que a mi actual lápiz de cejas le queda poca vida, sumado a que pude adquirir este cosmético mediante descuento buenísimo.

Beautiful Color Brow Shaper & Eyeliner de la prestigiosa firma Elizabeth Arden, es un excepcional producto en polvo que sirve para maquillar cejas y delinear los ojos. Yo lo compré por lo primero.

Dos fueron los motivos que me hicieron decidirme por él: 
  • Acostumbrada a los lápices de cejas y pese a lo bien que me van, quería probar a maquillarlas con polvo ya que se supone que queda aún mejor (aunque dependerá del lápiz y de la maña que tengas, porque yo me las dejo perfectas). 
  • Y segundo y principal: he comentado en otras reseñas lo mucho que me cuesta encontrar lápices de cejas en tono negro. Muy pocas marcas los fabrican, optando la inmensa mayoría por el castaño como tono más oscuro, olvidando que existimos mujeres a las que las cejas negras nos quedan genial y no necesitamos aclararlas ni pintarlas de marrón. Por eso, cuando encuentro productos para maquillar cejas en negro, me falta llorar de emoción.

Para mi enorme sorpresa vi en Internet que éste de Elizabeth Arden tiene color negro ("Ebony", foto inferior); así que entre eso y lo de la textura polvo decidí comprarlo sin dudarlo. Hay tres o cuatro colores más, para cejas castañas y rubias.

En primer lugar, enamora su glamouroso y elegantísimo estuche. Normal siendo una firma de lujo: ya sabemos que cuidan a tope el diseño de los envases (tuve esta paleta de sombras de la misma marca, que tela lo bonita que era también). El estuche metálico es una absoluta preciosidad con esos grabados y acabados en oro y plata con el logo rojo de la firma en el centro -y la parte plateada de la tapa hace efecto espejo-, y en definitiva: un diseño realmente espectacular.

Contiene espejo interior y dos mini-pincelitos en punta y biselado para perfilar y rellenar las cejas de forma impecable. 

La pastilla contiene 2.7 gramos. Teniendo en cuenta que no lo utilizo todos los días y que cuando lo hago uso muy poco producto, me va a durar varios años. Es una de las cosas por las que también quería probar polvo para cejas: los lápices se gastan antes y me suelen durar un año -que no es poco-, al contrario que los productos de maquillaje en polvo, que son interminables. Tengo sombras de 1.5 y 3 gramos que tienen 5 años y las uso y las uso y no se gastan ni a la de tres, al igual que coloretes de 3.5 gramos que tienen ya sus 7 añazos. 


En las cejas funciona de maravilla, me encanta. Soy adicta al lápiz de cejas pero mi estreno con el formato polvo no ha podido ser mejor. Las maquilla de forma impecable y super natural (siempre busco naturalidad máxima en el sentido de definirlas y realzarlas muy ligeramente: por negras que sean nuestras cejas jamás hay que pintarlas de negro intenso o pareceremos Blas de Barrio Sésamo) y me las deja durante todo el día muy pulidas, bonitas y con aspecto de maquillaje profesional. Con los lápices me las dejo perfectas pero con este polvo quedan igual o mejor. 

Eso sí: echo de menos la super rapidez y comodidad del lápiz. Con el polvo de Elizabeth Arden tardo un poco más en maquillarlas, aunque compensa el resultado.

Como delineador de ojos no lo utilizo (prefiero otros productos). Lo he probado en seco y al contrario que en las cejas no me gusta: no delinea bien y queda un negro poco intenso, "esfumado". Si queremos un delineado negro muy suave y nada marcado puede cumplir, pero para delineados intensos no funciona. Al menos en seco. Tengo que probarlo humedecido, que es como recomiendan en la cajita aplicarlo en los ojos. De esa manera supongo que quedará más intenso, aunque reitero que para la raya del ojo prefiero usar eyeliner en gel o lápiz común.


Lo estrené el mes pasado cuando hice el Camino de Santiago: caminábamos por los bosques y campos desde tempranísimo hasta mediodía o primeras horas de la tarde que era cuando solíamos llegar a los pueblos, y el resto del día era para descansar hasta la mañana siguiente. Una vez duchada y para luego ir a comer y cenar y pasar ese tiempo en los pueblos, sí me gustaba maquillarme sutilmente. Me llevé el polvo matificante, un labial-colorete 2 en 1 y este estuche para las cejas y ojos.

Cuando fui a comprarlo en mi ciudad, acudí primero a El Corte Inglés y allí costaba 24 euros. Pero finalmente lo adquirí en un establecimiento de la cadena Paco Perfumerías donde tenían una promoción en Elizabeth Arden: sus 23 euros iniciales se me quedaron en 14.40. Ahorré casi 10 euros, así que genial.

Como delineador de ojos no lo puntúo, dado que exceptuando en el Camino de Santiago, es un uso que ya no voy a darle -a no ser que en húmedo me sorprenda-. Pero para el objetivo que lo compré (maquillar cejas), solo puedo aplaudirle.

NOTA: 10 / 10