miércoles, 2 de agosto de 2017

Triple horror con Tresemmé



Recientemente compré tres productos Tresemmé, y de todos me he deshecho. Estoy sorprendida, dado que no es la primera vez que utilizo champús y mascarillas de esa marca y siempre me habían ido fenomenal. O mi pelo se ha vuelto tonto, o la calidad de los productos ha bajado pero bien.

El primero es el champú Regenerador de Puntas. Promete reducir las puntas abiertas hasta un 80% en solo tres lavados. Su "tecnología" radica en que las puntas abiertas del cabello poseen carga negativa, y en base a ello crearon un complejo reconstructor con polímeros que tienen carga positiva, para así lograr el efecto "los polos opuestos se atraen" y conseguir que las puntas abiertas se cierren por sí solas. 

Quien se crea esas milongas publicitarias y que un champú en tres lavados (ni en doscientos) va a "cerrar" unas puntas abiertas estropeadísimas y darles aspecto de recién cortadas en peluquería, la lleva clara. Yo lo compré únicamente porque estaba de oferta y el segundo producto salía al 70% de descuento, aparte de que ahora mismo tengo el pelo super bien -hasta que se me ocurra volver a decolorarlo y espero que sea nunca, porque ahí el pelo sí que se me queda para tirarlo a la basura-

Pero aunque obviara lo de las puntas, sí esperaba que al menos como champú dejara el cabello bastante bien. Y no: deja el pelo que ni fu ni fa. Ni se nota reparación, ni nutrición, ni brillo ni nada de nada. Y al día siguiente notaba el pelo reseco, cuando yo no lo tengo así. También lo dejaba como aplastado, sin cuerpo ni soltura. El primer día deja el pelo bien (sin tirar cohetes), pero luego... No sé qué influyó más, si el champú o la mascarilla; pero ya digo que como champú es muy pobre. Eso sí: huele genial.

El botellón contiene 675 ml y costó 5 euros. 


Pasamos a la mascarilla Hidratación Intensa. La usé en el pasado y me iba genial. Pero deben haber cambiado la formulación pues la actual no tiene nada que ver: no se nota hidratación en absoluto, se queda cortísima. Y como decía, al día siguiente el cabello se siente seco. Horrible. La fragancia sí especifica en el bote que la han cambiado, y desde luego, porque antes olía fenomenal y ahora tiene un olor que no me gusta.

Es aguada y se gasta enseguida: en poco más de dos meses ya quedaba poca cantidad, cuando una mascarilla de 500 ml lo normal es que dure bastante más. Pero la de Tresemmé no está nada concentrada y por eso cada vez que la aplicaba necesitaba una cantidad importante, así que se gastó enseguida. "Igualito" que por ejemplo la mascarilla profesional Absolut Repair de L´Oreal Professionnel, que teniendo también 500 ml me duró el tarro casi un año. Claro: al ser de infinita mejor calidad y mil veces más densa y concentrada, con poquita cantidad que aplicara ya hacía efecto.

Lo poco que me queda de la de Tresemmé lo guardo para usar como mascarilla protectora del cabello en playa y piscina, antes de meterme en el agua. Ya que me ha salido inútil cuando lavo el pelo, al menos le estoy dando otro uso eficaz.

Cuesta 5 euros, y me salió por la mitad de precio debido a la promoción.
Por último, el champú Hidratación Intensa. Lo mismo que la mascarilla: lo tuve hace tiempo y me dejaba el pelo como Dios, pero ahora no sé qué ha pasado (aparte de cambiar el olor para peor), que no tiene nada que ver. Al igual que con el champú Regenerador de Puntas, no se nota nada de nada y al día siguiente mi pelo estaba fatal: reseco, mustio y apelmazado, que parecía que no lo había lavado en siglos cuando lo había hecho el día anterior. El mismo día luce bien el pelo, pero nada del otro mundo. Y esa supuesta "hidratación intensa" todavía estoy esperando verla. Más bien, "resecamiento intenso".

Contiene 810 ml y cuesta 5 euros, aunque yo esta vez compré la versión mini de viaje que trae 100 ml y cuesta 1 euro en perfumerías. Visto lo visto, menos mal que decidí probar primero la versión pequeña.

Debido a esta triple decepción, va a pasar mucho tiempo hasta que vuelva a comprar productos Tresemmé, si es que lo vuelvo a hacer. Es que manda narices que de normal tengas el pelo bien, y luego uses X productos y te lo dejen que no te lo reconoces al espejo, y no precisamente para mejor. 

Por supuesto y como sucede con cualquier cosmético, cada melena es un mundo y habrá mujeres a las que estos productos les vayan de 10. Pero lo dicho: a mí, champús y mascarillas de esta marca, que me esperen sentados.

NOTA: 0 / 10