martes, 13 de junio de 2017

Prebase iluminadora para sombras de ojos (Pearly) - KIKO

Comenté en el blog cuatro muestras de prebases de Urban Decay (cada una me duró varios meses). Me tenían tan contenta que estaba convencida de que tras acabarlas compraría una -la Sin concretamente-, y a ello fui. Pero antes pasé por KIKO.

Eché un vistazo a sus dos prebases de sombras. Hay una normal ("Neutral") en color carne y mate, y otra perlada. Me probé ambas sobre la mano y las dejé puestas varias horas. Finalmente, decidí que la perlada tenía que ser mía.

La mate, en mi opinión no vale un duro. En la mano se me iba "raspando" conforme pasaban las horas y al final casi no quedaba rastro de ella. Si pasaba un dedo por encima me llevaba color, lo cual no sucedió con la perlada: esa se me mantuvo intacta horas y horas, y ya podías tocarla con el dedo, que no se iba. La mate, en mi experiencia, tiene una fijación y durabilidad mediocres.

La perlada se me mantuvo intacta en la mano hasta que la limpié. Entre eso y lo bonita que es, la compré.días después. Lo siento en el alma, Urban Decay.


Pearly Eye Base es una prebase para sombras de ojos que realza su color y prolonga su duración. Es iluminadora y posee un acabado satinado que aporta un aspecto fresco y radiante. Realza el color y brillo de las sombras de ojos y hace que se adhieran a la perfección al párpado, fijándolas y manteniéndolas intactas. 

Es de color champagne rosado precioso, y queda perlada y luminosa (sin purpurinas ni similares). Recuerda a la Sin de Urban Decay tanto en color como en el brillo, aunque una vez difuminada la de Urban Decay queda mucho más cubriente y visible. La de KIKO parece que va a quedar igual pero una vez la repartes en el párpado queda mucho más discreta y fina, no tan evidente y "basta" como la Sin. No es que tenga poca pigmentación o cobertura, sino que el acabado busca más fundirse con la propia piel, que aportar tantísimo color.

Comparativa: izquierda, Pearly de KIKO. Derecha, Sin de Urban Decay.


El resultado es como el de la Sin pero más discreto y natural, más transparente. No tiene el espectacular acabado de Sin, pero en plan más ligera es igual de bonita. Deja la zona del ojo super luminosa y con mucha luz, con ese maravilloso tono champagne, y preparada para recibir las sombras. O no: al igual que las prebases de Urban Decay también se puede usar sola, a modo de iluminación y color ultra-natural para los ojos.

La fórmula ha sido enriquecida con extracto de rosa silvestre y pigmentos capaces de neutralizar el tono irregular de los párpados. La textura es sedosa, como en gel y agradablemente fresca, y la cobertura ligera e imperceptible al tacto. Es suavísima y se extiende y trabaja a la perfección, y gracias al práctico tubo y forma de la punta, el producto se dosifica con suma facilidad.


Respecto a la duración, decidí realizar una prueba de fuego: super ahumado en azul cobalto, igual que en esa foto. La sombra estrella utilizada fue ésta, también de KIKO y de la cual estoy enamoradísima. Quedó increíble.

En la reseña de dicha sombra escribí que su duración empezaba a fallar a partir de las 5-6 horas de llevarla puesta, tras lo cual el color se empezaba a emborronar un poquito. Pues cuando el cobalto apliqué esta prebase, esperé a que se secara y ya entonces empecé a hacer el ahumado. Y resultado: eran entre las 11:30 y las 12:00 del mediodía cuando lo hice, y a las 21:00 de la noche cuando me fui a desmaquillar lo tenía completamente intacto. No se había corrido nada de nada, parecía recién hecho. Diez horas 100% intacto un sombreado tan potente, habiendo usado una prebase de 8 euros = fenomenal y me quedo corta.

Mi segunda prueba fue con otro ahumado potente; ésta vez en cobre y negro similar a esta foto. Y lo mismo: todo el día como recién hecho.


Jamás pensé que escribiría esto, pero desde que tengo esta prebase no echo de menos las de Urban Decay. Mira que estaba enamorada de la Eden y sobre todo de la Sin, pero sorprendentemente, ésta de KIKO me hace el mismo apaño. Que seamos francos: KIKO tiene productos que son la caña, pero no es Urban Decay. De ahí mi tremenda sorpresa con esta prebase.

No descartaría en un futuro comprar la Sin, únicamente por capricho (y por su impactante acabado). De hecho, no voy a negar que estéticamente me sigue gustando más la Sin. Pero como prebase para fijar la duración de mis sombras y ahumados, teniendo ésta de KIKO no echo en falta ninguna otra. 

Menudo descubrimiento de producto, en serio.

Contiene 10 ml y costó 7.95 euros. Durante rebajas en las tiendas KIKO puede encontrarse por algo más de 6 euros e incluso menos.


Edito tres meses después de su compra, para mencionar que el otro día abrí el envase y resulta que la boquilla por donde sale el producto se rompió de raíz y quedó incrustada dentro del tapón negro. Sin yo hacerle nada. Me quedé con una cara de pasmo... Y tuve que pasar toda la crema a un tarrito, pues al quedar el envase roto y abierto, habría tenido que tirarla a la basura. Por este motivo le bajo nota. Recientemente también comenté un brillo de labios de KIKO cuya tapa se me rompió también y lo acabé tirando. Sin comentarios. KIKO: mejorad la calidad de los envases, que ya os vale.

NOTA: 7.5 / 10