miércoles, 21 de junio de 2017

Barras de labios Sheer & Shine - Essence




La colección Sheer & Shine pertenece al lineal fijo de Essence, siendo sus actuales barras de labios genéricas. Aunque lo de "fijo" es relativo, dado que ya sabemos que Essence tarde o temprano renueva todos sus productos.

A mí me gustaban más las anteriores barras, las cuales echo de menos. Tuve tonos como "Flirty Pink", "All About Cupcake", "Sparkling Miracle" y muy especialmente el "Rockin´ Red" (foto abajo): rojo intenso con un espectacular brillo dorado. Quedaba matador; daría lo que fuera por volver a tenerlo. O eso, o cuando tenga tiempo me pongo a buscar labiales rojos con brillo dorado. Otra opción sería aplicar gloss dorado sobre un rojo convencional, pero si pudiera encontrar el binomio junto, mejor.



Las actuales recuerdan descaradamente al envase de las Color Sensational de Maybelline: tengo una y es que son clónicas con esa parte interior plateada y con el mismo diseño, y la tapa semi-transparente del mismo color que el labial. 

Comparación del "parecido": arriba, Maybelline. Debajo, Essence.


Sea como sea, es muy bonito el envase (aunque quizá influya la nostalgia, pero me gustaba más el de las barras antiguas). El de ahora es cierto que es más moderno y sofisticado, pero el de las otras me parecía tan monísimo... y mira que era sencillo.

Como su nombre indica, Sheer & Shine son barras de labios caracterizadas por un acabado muy satinado. No llegan a ser mega-brillantes en plan gloss pero desde luego mates no son. Tremendamente suaves e hidratantes, ligeras y muy agradables. Y los tonos son PRECIOSOS y super favorecedores. Tienen rosas hermosísimos, y yo que soy "poco" fan de los labiales rosas...

La primera que compré fue la Sparkling Miracle: un rosa violáceo discreto y bellísimo. Ya lo tenían en las barras antiguas y debía venderse bien, ya que lo conservaron al renovar la gama -ya podrían haber hecho lo mismo con el Rockin´ Red-. Otro tono que han mantenido es el famoso All About Cupcake (rosa nude super dulce y natural), el cual era y sigue siendo un auténtico best-seller de Essence, y no me extraña viendo el color.


La otra que tuve de las Sheer & Shine fue Like A Princess: rosa fresa muy encendido y que favorece a lo bestia. Queda maravilloso a juego con pelo negro, me encantaba el color. La tonalidad es muy muy similar a la que me deja el pintalabios marroquí cuando le doy más de una pasada. 


Pero me deshice de ambas. ¿Por qué? porque NO DURAN NADA en los labios. Es exagerado; mira que he tenido labiales que no duraban demasiado y con los que urgía retoque cada poco tiempo, pero con éstas el color era visto y no visto. Con Sparkling Miracle disimulaba más al ser un tono muy suave, pero con Like A Princess era alucinante cómo pasabas de llevar los labios en rosa intenso a no llevar nada de nada (o corrido alrededor de la boca). En cuanto me tocaba o humedecía los labios, bebía, comía, besaba... adiós. Se van con facilidad PASMOSA y no es que se vaya poco a poco: desaparece todo el color. Me llevaba la barra por ahí y tenía que estar retocando toooodo el santo rato, literalmente. Y como beses, prepárate para dejarles la mejilla con regalito.

Nunca me ha importado retocarme el labial y de hecho yo creo que hasta me encanta, pero a tal extremo llegaban éstas, que decidí no volver a usarlas. Es una pena pues los colores me chiflaban, pero esa "duración" no tiene perdón de Crom. Hace siglos que no recuerdo haber usado una barra de labios que durara tan poco.

No volveré a comprar barras de esta gama. Están tiradas de precio (solo 2.89 euros), los tonos son preciosos y los labiales super agradables e hidratantes y los envases muy monos, pero no me merecen la pena. Prefiero comprar y usar labiales que me duren puestos más de 5 minutos.

Si a alguna mujer le da igual esto de la duración, o si tiene la suerte de que a ella sí le duren estas barras, son compra 10, ya que reitero que en todo lo demás son geniales.

Lamentablemente, yo no puedo darles el aprobado.

NOTA: 4.5 / 10