lunes, 13 de febrero de 2017

Esmalte de uñas "Lolite" - Accessorize


Soy adicta a los esmaltes de color plata. Me parecen elegantísimos a la par que llamativos y en manos morenas destacan una barbaridad sin resultar horteras o vulgares, llamando mucho la atención al tiempo que quedan super finos. Si no es mi tono favorito para las uñas, poco le debe faltar. Por desgracia, no suelo tener suerte con los esmaltes de este color, ya que la mayoría de los que he tenido han resultado mediocres: enseguida les salen marcas y relieves, se desconchan, poco brillo... cuando el plata para que luzca tiene que quedar completamente liso y uniforme, y muy brillante. La excepción fue este esmalte de NYX, que era fabuloso. Otro plateado que me salió buenísimo fue éste de Rimmel London. Pero los demás (como éste de Revlon), ya digo: un horror.

Mi actual esmalte plata pertenece por desgracia al segundo grupo...

Aquí comenté el primer esmalte que compré de Accessorize: un negro azulado increíble. Me gustó tanto, y encima habiendo costado solamente un euro, que poco después volví a la perfumería a por otro. Esta vez me llevé el "Lolite". Me vino de perlas encontrar ese tono, pues acababa de terminar mi esmalte plateado (el de Rimmel London).


A diferencia del negro azulado, el plata es malo con avaricia. Pasa a veces, que dos productos de la misma marca y colección salen muy diferentes en calidad y resultado, dependiendo del color que sea cada uno. Me ha ocurrido con esmaltes de uñas, sombras y lápices de ojos...

Se desconcha con facilidad pero ante todo es que le salen infinidad de gránulos y relieves que afean el resultado. No queda nada liso y uniforme. Para colmo, hay que dar varias pasadas en cada uña si queremos un plata cubriente y visible, porque con una o dos capas es el típico esmalte aguado que queda prácticamente transparente. Y tarda lo suyo en secar. En fin: una joya. Lo único bueno es que es bastante brillante, pero dicho brillo no luce nada, cuando en todo lo demás queda tan feo.

Me pinto las uñas con él y al día siguiente -e incluso el mismo día- ya lo llevo en condiciones nefastas, cuando la mayoría de esmaltes me duran intactos dos o tres días. Nada más aplicarlo luce muy bien, pero conforme avanza el día empieza a estropearse que da gusto.

Solo costó un euro pero tengo claro que no lo volveré a comprar. Una lástima, porque el color es divino y tiene un brillo alucinante. 

NOTA: 1 / 10