martes, 2 de agosto de 2016

Corrector Camouflage Cream - Catrice


La alemana Catrice es una marca que nunca me ha llamado la atención. A su hermana pequeña (Essence) sí que le compro alguna cosita puntualmente, pero a la otra nuncaSalvo este corrector. Es lo único que uso de Catrice.

He repetido con él varias veces, me encanta.

Lo primero de todo, es que siento predilección por los correctores en tarrito. No me terminan de emocionar los líquidos. Los de tarro (o barra) me encantan por su textura sólida y por su enorme comodidad y rapidez de uso.

Mi piel es normal-mixta, prácticamente no tengo imperfecciones, ojeras me saldrán dos veces al año y si me salen, y en global está feo que yo lo diga pero poseo un cutis excelente que luce impoluto sin necesidad de corrector ni base. Pese a ello, soy muy perfeccionista con el maquillaje y aunque no los necesite me encanta usar correctores de cobertura total. Y éste de Catrice lo cumple con creces.

Es el corrector Camouflage Cream. Asegura cobertura TOTAL y de larga duración. Hace desaparecer cualquier imperfección (ojeras, granitos, rojeces, cicatrices...), corrige toda irregularidad del tono y es luminoso. Yo lo uso indistintamente como corrector y como base perfeccionadora en puntos del rostro antes de aplicar el fondo de maquillaje, y el resultado es COLOSAL. Piel igualita que las modelos en los anuncios.

Cubre todo, y cuando digo todo es TODO: es el corrector más cubriente que he usado. El efecto se traduce como si le hubieran pasado Photoshop al cutis: PIEL PERFECTA con cero defectos. Y se trabaja fenomenal. Hay quien lo acusa de ser un poco denso y seco, pero es que yo prefiero esa textura "dura" en un corrector. Los líquidos nunca me han convencido. Y vale que los hay más cremosos, pero aunque sea consistente a mí se me hace suave y lo trabajo y extiendo de maravilla. Y no noto que reseque o acartone, en absoluto. Queda soberbio.

Está disponible en cuatro tonos: Ivory, Light Beige, Rosy Sand y Rosy Beige. Yo he usado los dos últimos, actualmente el Rosy Sand. El Rosy Beige creo que lo han retirado.

Contiene 3 gramos que cunden a lo grande, pues cubre tantísimo que hay que usar muy poca cantidad (aparte, al no necesitarlos no uso corrector siempre que me maquillo): por ello, a mí un tarrito me llega a durar un año entero e incluso algo más. Y solo cuesta ¡3.39 euros!. Precio de risa para un corrector alucinante.

Ahora mismo estoy cerca de terminar éste de Bourjois y deseando estoy, porque me muero por volver a comprar el de Catrice.

NOTA: 10 / 10