jueves, 28 de julio de 2016

Labios NUDE: ¿sí o no? depende


El boom del nude fue una estrategia empresarial fabulosa a la hora de vender más labiales, dado que lo que se venía haciendo toda la vida si querías lucir labios desnudos sin aspecto maquillado era directamente no pintarlos, aplicándote en todo caso bálsamo o gloss transparente. 

Pero si tienes una empresa de belleza y al mismo tiempo eres una persona a la que le gusta tener todos los días comida en la mesa, tienes que ir sacando productos "novedosos" y hacer creer al personal que son "absolutamente imprescindibles". Y ellas compran, y tú comes, y todos felices.

Así que hace no demasiados años llegó esa época en la que parecía / parece que si no eres adicta a los nude mereces el ostracismo. Solo se veían nudes, nudes y más nudes. Aunque últimamente se han vuelto a poner muy de moda los labiales cañeros, y ambos coexisten a la perfección. 


Eso sí: a la hora de resaltar al máximo la sensualidad de una mujer, donde se ponga un rojo de labios que se quite TODO. Me encantan los nude y con ellos puedo verme muy favorecida y natural, pero cuando me pinto los labios de colores potentes como rojo, vino o fuchsia me siento la reina de la galaxia. Por supuesto, me refiero a tonos intensos pero bonitos, favorecedores, elegantes y bien maquillados y llevados, que hay mucha choni / maruja que creen que por el mero hecho de pintarse los labios de rojo pasan a ser Marilyn Monroe, y en lugar de eso, se ve por ahí cada despropósito que tela.

Y si nos fijamos, la mayoría de famosas conforme van cumpliendo años ya no vuelven a lucir tonos potentes en los labios, o lo hacen de siglo en siglo. Y es que lamentablemente es así: los labiales fuertes son lo más sexy y sofisticado que hay, pero a partir de cierta edad hay que apostar siempre por maquillajes muy suaves, donde por supuesto entran los labios nude.

Yo adoro y utilizo ambos: los nudes y los fuertes.



Mis nudes predilectos son los rosados, siempre con el rosa un poquito subido. Para mi gusto son los nudes más preciosos y favorecedores, me vuelven loca y los uso muchísimo.



Los nudes melocotón y tostados no me gustan ni la mitad que los rosas, pero también es un tipo de nude que me parece imprescindible (y más en mí, siendo morena). El de esta foto por ejemplo: precioso.

No podía ser todo jauja... y es que, mención estrella para esos nudes blanquecinos HORRENDOS, que más que una barra de labios parece que se han aplicado corrector de ojeras. Esas mujeres creen que con estos colores "claritos" van naturales, discretas y favorecidas, cuando para ésto, mil veces mejor un labial potente o directamente no pintarse los labios. Cuando estalló el boom del nude se veía (y se sigue viendo) a mujeres que parecen sacadas de El Fantasma de Canterville. Y cuando estos tonos tan pálidos y mortecinos se los ponen pieles morenas, ahí sí que apaga y vamonos.

Comprendo que hay mujeres que no se sienten cómodas llevando los labios en tonos fuertes, pero por favor: un MÍNIMO de color, siempre. Más cuando hay nudes bellísimos como los de las fotos anteriores.

HORROR: