lunes, 6 de junio de 2016

Mi fiasco con el champú de cebolla





Este viernes tiré a la basura mi champú... de cebolla.

Hace dos meses me corté el pelo muchísimo, por sanear. Y como echaba de menos cuando lo tenía más largo, decidí probar el famosísimo y "milagroso" champú casero de cebolla: ese que supuestamente te convierte en poco tiempo en Rapunzel. Seguí las instrucciones: cortar la cebolla en rodajitas, meterlas en un champú, dejar reposar 15 días y ya a partir de entonces comenzar a usarlo.

Lo usé tres o cuatro veces, y RESECA EL PELO UN MONTÓNEncima utilicé mi adorado Original Remedies Oliva Mítica (reseña aquí), que pocos champús he probado más hidratantes que ese. Pero al añadirle la cebolla ¡menudo cambio! nada que ver con sus resultados de siempre. Igual con mi mascarilla: me iba genial, hasta que combinada con este champú era como no echarse nada.

O sea, que lo único que conseguí fue resecar mi pelo y desperdiciar un champú que me encanta. 

Por cierto: qué asco cuando abrías el champú y al sacar producto por la boquilla salían trocillos de cebolla. Supongo que se podrá colar a otro recipiente, pero si no, hay que estar retirando los trocillos y aclarar con agua a la perfección para evitar que queden restos en el cabello. Olor a cebolla no queda: en cuanto aclaras el champú y aplicas mascarilla dicho olor desaparece.

Respecto a su eficacia en el crecimiento no me ha dado tiempo a notar nada, al haberlo dejado de usar tan pronto. Aunque desde luego, prefiero tener el pelo más corto pero sin rastro de sequedad, a más largo y que parezca paja. Y habría que ver si es cierto que potencia el crecimiento. Yo hice el experimento porque total, no se perdía nada excepto una cebolla. 

Me encanta usar aceites y mascarillas caseras para nutrir, cuya eficacia está más que demostrada y no perjudican en absoluto al cabello. Pero estos experimentos raros se acabaron por mi parteOtro que me dió una "alegría" fue lo del vinagre en el último aclarado, para intensificar el brillo. Resultado: mi pelo quedó como el esparto de seco; todavía peor que con lo de la cebolla.

Dejémonos de chorradas: lo que resulta 100% eficaz para el crecimiento capilar es comer bien (mención estrella para las proteínas, hierro, grasas sanas y vitaminas), tenerlo sano y cortar periódicamente, masajes en el cuero cabelludo, beber mucha agua, deporte, estar fuertes, sanos y no tener enfermedades que ralenticen el crecimiento del cabello, y tomar algún suplemento como levadura de cerveza, biotina, germen de trigo, etc. Nota: en los meses de calor / verano el pelo crece más rápido que durante el resto del año, debido a una mayor vasodilatación capilar por las altas temperaturas.