martes, 24 de mayo de 2016

¡Es castaño, no negro!


Me produce una mezcla de incredulidad y risa que los medios utilicen con tanta alegría el término "negro" para referirse a melenas castañas. 

Por favor, distingan: el pelo negro es negro negrísimo al 100% y con reflejo plateado o azul. Todo lo que tenga el más mínimo rastro de marrón es cabello castaño, por muy oscuro que sea.

Me cansa ver reportajes y fotos de famosas donde los redactores escriben "su brillante / preciosa / exótica / sensual melena negra", cuando esos cabellos tienen de negro lo que yo de narcotraficante.

Es como lo del mito de la española de pelo "negro". Con las asiáticas igual: se supone que lo tienen negrísimo y alguna habrá, pero a la mayoría las pones al sol (y ni eso) y se les ve bien marrón. Que muchas lo tengan tan oscuro que a simple vista se pueda ver negro, vale, pero sigue sin ser pelo negro. Y en España lo mismo: el color típico de los españoles es el CASTAÑO: castaño oscuro o muy oscuro, castaño medio, castaño claro... pero castaño. Españolas con pelo negro natural hay cuatro, incluso menos que rubias naturales. El castaño es el usual mientras que el negro es muy raro de ver (a no ser que vayas a un bar o concierto de música heavy o gótica, y 10 de 10 serán teñidas). En lo que llevamos de 2016, mujeres con pelo negro -natural o teñido- habré visto en persona a no más de diez.

Por eso me sorprende esta facilidad para llamar pelo negro a melenas que vale; son castaños tan oscuros que a simple vista y según la luz pueden parecer negros, pero si te fijas poseen matiz o degradaciones más claras. Y será que yo me tiño siempre de negro azulado y por tanto estoy más que familiarizada con el negrísimo, porque eso de "negros a simple vista"... yo enseguida veo el marrón, le dé la iluminación que le dé.

Pues eso: el castaño es castaño, y el negro es NEGRO. Llamen a cada cosa por su nombre, por favor.