miércoles, 6 de abril de 2016

Glossy Lip Balm - Essence


Estos brillos de labios son FANTÁSTICOS. El maquillaje de la firma alemana Essence no me parece de una calidad descomunal, pero cuando hacen un producto bueno se lucen a lo grande. Es el caso de estos glosses.

Glossy Lip Balm es un brillo de fórmula ligera que hidrata y cuida los labios, al tiempo que les proporciona un brillo precioso. Pero su característica estrella son sin duda alguna sus fabulosos olores y sabores a postres dulces.

Tenemos variedades tan golosas y apetecibles como Apple Pie (pastel de manzana), Cherry Brownie (brownie de cereza), Mint Drop (caramelo de menta), Mango IceCream (helado de mango), Berry Cupcake (pastelito de frutas del bosque) y Strawberry CheeseCake (tarta de queso).

Yo tengo los dos últimos.


Strawberry CheeseCake es una verdadera pasada: huele a tarta de queso tal cual, y cuando lo aplicas y lo llevas puesto hay que contenerse para no comérselo. Berry Cupcake no huele tan deliciosamente (cuestión de preferencias) pero también posee un aroma riquísimo, a frutas del bosque. El resto de glosses no los he probado pero fijo que todos huelen / saben también de maravilla.

Respecto al color, dejan un tono muy natural e idóneo para diario o para looks donde queramos dar protagonismo a los ojos y dejar los labios discretos. Quedan más suaves de lo que aparentan en fotos. Predominan los rosados, aunque también hay algún melocotón como el Apple Pie, un rojizo como el Cherry Brownie y un transparente como el Mint Drop.

Strawberry CheeseCake deja un rosa suave "algodón de azúcar" bellísimo, y el Berry Cupcake queda más violáceo. Me encantan ambos, pero sobre todo el primero.

A los seis tonos que lanzaron en un principio, tiempo después se les sumó uno nuevo: Raspberry Sorbet (sorbete de frambuesa). No lo he probado.


Duran bastante en los labios teniendo en cuenta que son glosses. Resultan cómodos y ligeros; no son pegajosos y tienen una textura buenísima. Es una gozada llevarlos puestos debido a sus sabores, y encima dejan unos colores preciosos. Es un producto perfecto: no falla en nada. Además, los envases son una monada total.

Contienen 8 ml, y el colmo de todo: ¡¡solo cuestan 1.29 euros!!. A mí porque no me gusta acumular maquillaje por acumular, porque de no ser así, es para pensarse seriamente hacerse con todos los brillos de la colección.

Desgraciadamente, han sido descatalogados hace poco por Essence, en vistas a ser sustituidos por nuevos glosses. Aunque todavía pueden encontrarse en la mayoría de perfumerías donde vendan esta marca, y en páginas online. Yo quizá me haga con algún otro, y en ese caso habrá que darse prisa antes de que los retiren definitivamente.

NOTA: 10 / 10

En esta foto, Strawberry CheeseCake es el primero por la izquierda. Berry Cupcake es el último por la derecha.


Aquí, Strawberry CheeseCake y Berry Cupcake son el cuarto y el quinto desde la izquierda.